lunes, 26 de diciembre de 2016

UN DESEO CUMPLIDO...

15 de diciembre
Soy fiel creyente que los milagros ocurren a diario, que tus deseos se pueden cumplir, que solo es necesario creer en ellos con todo tu corazón, aprender a ver las señales que para la mayoría pasan desapercibidas, cuando puede que sea Dios quien te dice shhh fui yo. No perder la fe, aunque la vida o las circunstancias puedan decirte que ese deseo o sueño no puede ser posible, solo te digo cree! Cree y coloca esos deseos en manos de Dios y verás como se cumplen.
Les quiero relatar como mi deseo de cumpleaños se cumplió más rápido de lo que pensé, tanto que estaba tan sorpendida y en serio que no lo podía creer porque para mí fue como una escena sacada de una película, si, de esas películas en que las cosas suceden no por casualidad sino por que el universo así lo quiso.
Era el día de mi cumpleaños, lo que más anhelo de ese día es tener un pastel y poder soplar las velitas para pedir mi deseo. Ese día gracias a Dios, a mis amigos, compañeros y familia, tuve dos pasteles y en ambos pedí mis deseos, además de eso, también colocamos velitas a una pizza (pizza de cumpleaños) y también pedí otro deseo. Pues un día leí por ahí que decía: "no pidas un solo deseo, pide muchos porque el universo es tan generoso que puede cumplirlos todos". Así que mis deseos quedaron solicitados.
Al día siguiente de mi cumpleaños, como un día normal y de costumbre fui a mi trabajo, era ya la hora de salida de mi turno y por alguna razón no salí corriendo como de costumbre a tomar el autobús para así evitar el menor tráfico posible. Ese día recuerdo que me fui 30 min más tarde de mi trabajo. Estaba en la parada de autobús, esperando para poder ir a casa. Aquí es en donde comienza para mi la escena sacada de una película y si tienes una linda imaginación, me gustaría que imagines la escena y como mi deseo de cumpleaños se cumplió en tan corto tiempo.
En dónde me quedé?...a si, ok. Estaba en la parada de autobús y veo que venía mi bús, me disponía a tomarlo; mientras esperaba para subirme, alcance a ver un lindo auto gris que le pasó al autobús en un túmulo, el auto me llamó la atención porque me encantan los autos y además pensé -ese auto es como el que él anda (según lo que escuché)- pero jamás se me cruzó por la mente que podría ser él- y de inmediato me disponía a subir al bus cuando escuché que el auto pitaba, y volvía a pitar, pero yo ni siquiera lo volví a ver para ver el motivo por el que pitaba, fué hasta que escuché que gritaron Lorena! Lorena!...fué en ese momento que giré mi cabeza y ví que estaba él, llamándome y con el vidrio de la ventana abajo. Me sorprendí tanto al verlo y me dirigí a su auto...sin pensar y por inercia lo llame con mi palabra de cariño (siempre lo sigo llamando así antecedido a su nombre cuando lo incluyo en mis oraciones), Nos saludamos, yo desde afuera parada justo a la ventana de su auto, confieso que no sabía que hacer, porque él no me había innvitado a subir al auto y el autobús comenzó a pitarle para que se moviera porque él estaba estacionado justo delante, hubieron segundos en que ambos no supimos que decir, entonces en medio de los nervios y el pito del bus y que él no me decía nada, le pregunté con tono de duda "me dará ride"? Y asintió con su cabeza y me dijo si, subí. No sé si puedan imaginar todo lo que sentí en ese momento, al tenerlo al asiento de al lado, tan cerca, escuchar su voz dirigiéndose a mí, su sonrisa, verle de nuevo su rostro; lo ví como la primera vez, mis piernas comenzarón a temblar, no lo podía creer y como en un sueño tuve que tocarlo de su brazo para saber que era real. Estaba ahí junto a él, con las mismas emociones y el mismo palpitar de mi corazón de hace 4 años, las mariposas con su intenso revoloteo, que digo mariposas, parecía una estampida de búfalos en mi estómago, sumado a esto mi transpiración por los nervios (aún teniendo encendido el aire acondicionado). Me hubiera gustado que mi emoción y nervios pasaran desapercibidas, sin embargo se que no fue así, pues estoy segura que él me conoce tanto como yo a él, que terminó notándolo.
Luego de un intercambio de "como estás?" Y otras mini pláticas, casi me disponía a bajarme al sitio en dónde él me dejaría, habían sido pocos minutos de intercambiar palabras, pero para mi eran los más valiosos. Justo cuando llegamos, él me invitó a acompañarlo a almorzar, yo le dije que le aceptaba un café que me debía. El tenerlo unos minutos más y verle por más tiempo su carita, su barba, sus orejas, sus manos y uñas cutas, sus hermosos ojos marrones, sus gestos! la contracción (ese movimiento involuntario) que hace con su frente y que me encanta, el simple hecho de verlo comer y platicarme a la vez, su tono de voz, verlo sentado frente a mí y esquivando de vez en cuando mi mirada, esos momentos, esos son los más valiosos, esas cosas que el dinero no puede comprar, esos sentimientos puros que vienen desde lo profundo del corazón, esas emociones que solo él las provoca, esas son las cosas que te hacen vibrar y sentir viva, esas son las mejores memorias que guarda el corazón. No tuve más que agradecerle por pitar, por estacionarse, por gritar mi nombre, saludarme y por coincidir en ese tiempo y en ese lugar conmigo; aunque yo prefiero pensar que fué cosa del destino. Después llegó el momento de despedirnos y no podía faltar la parte para completar mi deseo. Ese abrazo, ese apretado abrazo, en donde mis brazos rodearon toda su cintura y sus brazos me rodearon, mi cabeza encajó perfectamente recostada en su pecho, ese momento que duró segundos y quisieras que fuera eterno, en que no deseas más que se detenga el tiempo y congelar el momento. Ese abrazo para completar mi deseo de verle y abrazarlo de nuevo. Momentos que sin duda agradezco al cielo por contribuir a que sucediera, pues llevaba un poco más de dos años sin verlo.
"Una de las mejores sensaciones en la vida es abrazar a alguien después de haberlo extrañado por tanto tiempo".

lunes, 12 de diciembre de 2016

15 razones por las que los Sagitario son simplemente los mejores.

Sagitario es uno de los signos más positivos y alegres del zodiaco. Son versátiles y les encanta la aventura y lo desconocido. Son personas abiertas que atienden a nuevas ideas y experiencias y mantienen una actitud optimista incluso en los momentos más difíciles. Son fiables, sinceros, honestos, buenos, y dispuestos a luchar por buenas causas, cueste lo que cueste. Los Sagitario suelen creer en la ética y les gusta seguir los ritos de la religión, de un partido político o de una organización. En general, los sagitario son de esas personas que todo el mundo tiene que tener en sus vidas.

1. Los Sagitario emanan positividad

Sólo saben ver la parte positiva de las cosas. El lado oscuro no les interesa ni se les ocurre pensar en él. No se agobian por los problemas, al contrario, todo lo que les preocupa, lo dejan ir. Así que si queréis seducirles y sois más bien negativos o pesimistas, haréis bien en esconderles esa faceta vuestra o nunca saldrán con vosotros.

Esta actitud que tienen los sagitarios les lleva a no asimilar muy bien los golpes bajos de la vida y no entender las crisis o no aceptar una depresión.

2. No hay cosas imposibles para ellos

No se desaniman por nada, siempre con la sonrisa en la boca, de risa fácil. Con sólo estar alrededor de un Sagitario te hará sentir que todo es posible. Llenos de una actitud positiva y una voluntad para ver siempre el vaso medio lleno, los Sagitario son muy optimistas por naturaleza. Ellos tropiezan y caen, sólo para hacerlo bien de nuevo y vuelven a intentarlo hasta conseguirlo.

Siempre tienen algo bueno que decir para que veas el lado positivo cuando las cosas se ponen difíciles.

3. Tienen un corazón enorme

El corazón de un Sagitario es probablemente uno de los corazones más grandes que hayas conocido en tu vida. Con la cantidad de amor genuino, la atención, el esfuerzo y el pensamiento que les dan a cada persona, podrías pensar que eres la única persona a la que están cuidando. Tienen un carácter protector que a primera vista parecen personas un poco mandonas, pero una vez que llegas a conocerlos, entenderás que sus intenciones son causadas por la preocupación. ¡Me sorprende cómo se las arreglan para tener espacio suficiente en su corazón, para todo el amor y el cuidado por el medio ambiente, el mundo y literalmente todo a su alrededor!

4. Están llenos de sorpresas

Nunca he visto a nadie que aprecie tanto el elemento sorpresa como lo hacen los Sagitario. Ellos van a pensar en las maneras más simples para arreglar tu día y sacarte de nuevo una sonrisa. Además, su emoción por sí sola es suficiente para lograr la alegría de otra persona.

A veces, son lo suficientemente atrevidos para encubrir un lío que han hecho, con una repentina ola de mimos o una sorpresa de la nada... Pero bueno, al menos lo intentan compensar por ello... y definitivamente vale la pena.

5. Para los Sagitario todo es tan fácil que regalan favores

Son de esas personas que echan una mano a unos y a otros sin esperar las "gracias" porque no le dan importancia. Para ellos es tan fácil todo... Ahora bien, odian a los aprovechados, a los que vampirizan las energías ajenas. Os apartarán de su lado con la mejor sonrisa.

6. La amistad es sagrada para los Sagitario

Lo más importante para los Sagitarios es la amistad. Son de la opinión de que un amigo es para toda la vida y estará a vuestro lado a las duras y a las maduras. Siempre que lo necesitéis se cruzará medio mundo para estar a vuestro lado y resolveros la papeleta. Si sois de los que tienen dos caras, no tenéis nada que hacer con "El/Ella".

7. Te hacen sentir como en casa

Si hay alguna persona que mantiene a todos juntos como un pegamento, definitivamente será un Sagitario. Su casa se convierte en tu segundo hogar, el lugar donde vas sin siquiera tener que pensarlo dos veces. Sabes que sin el esfuerzo que ponen los Sagitarios en mantener las relaciones con otra gente intactas, es probable que muchos de esos contactos con varias personas los perdieras hace mucho tiempo si no fuera por el Sagitario. Gracias a Dios por todos los Sagitario que tenemos en nuestras vidas.

8. Suelen ser gente muy culta

Su curiosidad les lleva a devorar los libros de todo tipo y suelen entender de todo. Los Sagitario son grandes conversadores, hacen que disfrutes del tiempo pasado con ellos charlando, hasta tal punto que ni te das cuenta de las horas que pasen. A los Sagitario les gustan especialmente los temas de física cuántica, Esoterismo, las filosofías orientales, literatura clásica, costumbrista, intimista, poesía, dramas, el arte, la música…

9. Están siempre de buen humor

Les encantan los chistes, las bromas, porque siempre están de buen humor y son los primeros en reírse de sí mismos. Los Sagitario son dotados con un sorprendente sentido del humor, pueden hacer sonreír a casi todos. Además, saben emplear todas las formas: sarcástico, irónico, cómico...

10. No conocen la palabra aburrimiento

Los Sagitarios no pueden entender cómo o por qué sus amigos se pueden quejar de que están aburridos. ¡Un Sagitario nunca ha estado aburrido en su vida! Ya pueden estar en una isla sin nada a su alcance con lo que entretenerse que lograrán la forma de pasar el rato y divertirse. ¡Les vale cualquier cosa y en cualquier lugar!

11. Son honestos y respetuosos

La franqueza y la sinceridad a veces pueden ser defectos y a veces son sus mayores virtudes. A los Sagitario la honestidad a menudo les lleva a no tener tacto a la hora de decir algo, lo dicen con una sonrisa en la cara. Generalmente se dan cuenta de la torpeza de sus palabras, se sienten culpables unos segundos, pero tienden a soltar cualquier sentimiento que le produzca tristeza o que le hagan sentir mal, su frase. “lo pasado es pasado”. Ocasionalmente pierden el temperamento si se los trata injustamente.

12. Les encantan los viajes...

Se hinchan de hacer viajes, escapadas y vacaciones. Les gusta todo: viajes culturales, de aventura, deportivos... Les atraen los lugares inhóspitos y por descubrir: Australia, Nueva Zelanda, África... Es una de sus mayores pasiones, viajar y conocer mundo. Las costumbres de la gente, sus gustos, carácter, la forma de sus ciudades, todo lo que sea nuevo para ellos.

13. Sólo aptos para gente todo terreno

Si eres una persona que no te gusta para nada la montaña, asegúrate de que la persona que te gusta no sea sagitario, son gente a la que le gusta ir al campo y estar en contacto con la naturaleza e interactuar con ella. Tienen un gran aprecio por los animales y la vegetación, odian a las personas que no cuidan el medio ambiente y que maltratan a los animales.

14. Pueden tener problemas por querer ayudar a todo el mundo

Debido a su gran bondad, a veces la gente se aprovecha de ellos pidiéndoles ayuda sin necesitarla. Sólo quieren que se lo hagan por ellos para así tener tiempo libre o simplemente para no hacerlo. Deben tener cuidado de a quien ayudan por que no todo el mundo es tan buena persona como los sagitario.

15. Son fieles a su pareja

En el amor son fieles y siempre van en búsqueda de una pareja con buen carácter y que se entregue totalmente a la relación, deben sentirse correspondidos en la intensidad de la pasión que les gusta vivir.

Les importa mucho la sinceridad de la pareja, no toleran la mentira, son fieles pero les gusta sentirse libre, tener ese espacio de independencia que les haga sentir que no están atados a algo, son francos y directos al expresar sus deseos. Si llegan a notar una relación pesada, muy rápido saldrán de ella, aman con sinceridad pero no están dispuestos a renunciar a ser libres.

Fuente: Para los curiosos.

lunes, 5 de diciembre de 2016

PEQUEÑOS MILAGROS

A veces hay pequeñas casualidades sin explicación, a veces hay cosas para las que no encontramos la manera en que pudieron suceder, estamos tan acostumbrados a buscar siempre una respuesta a lo que no comprendemos, cuando puede que esas pequeñas situaciones sean sincronías del universo y por eso yo prefiero llamarlos pequeños milagros, regalos anónimos del universo.

Como te explicas recibir un mensaje de Whats App sin contar con datos ni tener activado el wifi?

Pues a mi me sucedió, pero en lugar de buscar una explicación, solo sonreí y dije se que fuiste tú (Dios).

El viernes pasado por la noche me quedé sin datos, de hecho recibí el mensaje de la compañía telefónica diciendo que ya no contaba con plan de datos para navegar y redes sociales, consulté los datos y efectivamente decía 0 datos. Al siguiente día decidí no comprar datos, pues me tocaba trabajar por la tarde hasta la noche. Salí de mi turno laboral de ese día a las 12 am, y como de costumbre saqué mi celular para ver la hora y todo estaba normal. Llegué a mi casa y me dispuse a acostarme y como también de costumbre no olvidé hacer mi oración, tuve que estar muy cansada porque enseguida me quedé dormida. Desperté el domingo y tomé mi celular para ver la hora, para mi sorpresa tenía un whats App, lo abrí, lo leí y sonreí. Pero en cuestión de segundos reaccioné y enseguida revisé el wifi, pues pensé quizá tomó alguna red en automático, pero para mi sorpresa el wifi estaba desactivado. Entonces de inmediato ingresé la marcación para asegurarme de mi paquete de datos y decía 0 datos. Decidí no buscar explicaciones, sonreí de nuevo y una sensación de paz invadió mi ser. Y es que creo que fué un lindo favor del Universo. Creo en esos seres celestiales llamados ángeles y las hermosas obras que pueden hacer, pues ellos pueden percibir tus emociones y saben que tipo de cosas te hacen sonreír, y sí ese Whats App me hizo sonreír. Agradezco al cielo por esos momentos que colecciono para mi memoria y mi corazón. 

"Escojo creer que muchas de las coincidencias de la vida son pequeños milagros que vienen de Dios".