lunes, 29 de febrero de 2016

LA ESPERANZA

La esperanza no es fingir que no existen los problemas.

Es la confianza de saber que estos no son eternos, que las heridas curarán y las dificultades se superarán.

Es tener fe, es una fuente de fortaleza y renovación en nuestro interior, que nos guiará desde la oscuridad hacia la luz.

Cuando el amor de tu vida no te quiere, cuando la llamada que esperas nunca llega, cuando no consigues el trabajo que deseas, cuando no recibes la invitación que esperabas... el mensaje no es que no te lo mereces... el mensaje no es que no eres importante... el mensaje es que tu mereces algo mejor. Cada vez que sientas decepción por no recibir lo que deseas o esperas, no lo veas como rechazo o mala suerte... simplemente piensa que es una tremenda oportunidad a algo mucho mejor de lo que esperabas.

La vida esta está hecha de millones de momentos, vividos de mil maneras diferentes. Algunos buscamos amor, paz, armonía. Otros, sobrevivimos día a día. Pero no hay momentos más plenos que aquel en el cual descubrimos que la vida, con sus alegrías y sus penas, debe ser vivida día a día.

Más plenos que aquél en el esta es el conocimiento que nos otorga la verdad más maravillosa. Aunque vivamos en una mansión de cuarenta cuartos, rodeados de riqueza y siervos; o luchemos de mes en mes para pagar el alquiler, tenemos el poder de estas totalmente satisfecho y vivir una vida con verdadero significado.

Día a día tenemos ese poder, gozando cada momento y regocijándonos con cada sueño. Porque cada día es nuevo, flamante, y podemos empezar de nuevo y realizar todos nuestros sueños. Cada día es nuevo, y si lo vivimos plenamente, podremos realmente gozar de la vida y vivirla en plenitud.

lunes, 8 de febrero de 2016

¿POR QUE AMAS TANTO AL HOMBRE QUE TE LASTIMO?

Una vez alguien me preguntó ¿por qué amas tanto a el hombre que te lastimó?...me quedé por un micro segundo en silencio por la pregunta, sonreí y después dije no sé, simplemente así lo siento. Y es que si estoy conciente del dolor que me causó y que no merecía de su parte, pues nunca en mi corazón cabe la idea de lastimar a alguien que te ama, que te regaló sus mejores sonrisas o simplemente finalizar la que pudo haber sido la mejor historia de amor, perderse la felicidad (esa que él aún no tiene) que estoy segura pude haberle dado y que terminó con la primera excusa. También tengo presente todos sus defectos a los que amo, aunque me digan que estoy loca.
También sé que otras mujeres en mi lugar reaccionan con odio hacia el hombre que rompió su corazón e intentan llenar ese dolor con otra persona, hablan de todas las cosas malas y los defectos de ese hombre que las lastimó solo para sentirse bien y mejor. Pues a veces he lamentado no ser como esas mujeres, pero luego agradezco ser como soy, sé que soy una mujer fuerte, siempre lo he sido, pues cargar con ese dolor y a la vez no poder tener sentimientos negativos por quien te lo causó no ha sido nada fácil, además de todas las ilusiones rotas, pero por eso mismo ahora soy más fuerte, pero irónico decir que él ha sido mi veneno pero también ha sido mi antídoto; existe un momento del día en el que él sigue dándome parte de mi energía para continuar, yo simplemente sonrío, soy feliz y dejo que las cosas vengan como tengan que venir, la clave está en perdonar.
A veces he lamentado no ser como esas mujeres que se van con el primero que les ofrece amor para sacarse al anterior, pero luego agradezco no ser como ellas, pues no cabe en mi mente la idea de andar con alguien sin tener sentimientos de amor o porque simplemente me convenga y mucho menos teniendo a otra persona en mi corazón y en pensamientos, eso es  engañarlos y nadie se merece eso. todo será a su debido tiempo.
A veces he lamentado no ser como esas mujeres que hablan de todo lo malo de esa persona que las lastimó, pero agradezco no ser como ellas, tampoco puedo hablar de sus defectos porque quizá los amo tanto como a sus virtudes y termino diciéndoles que el es un hombre bueno y de gran corazón, pero que quizá su inmadurez, la presión social, el que dirán, la influencia de las personas que lo rodean, el no tener claro lo que quería y entre otras cosas lo llevaron a actuar como la mayoría de "hombres" lo hace, me niego a pensar que ese sea mi mecanismo de autoengaño para conservar la bella imagen que tengo de él en mi mente y corazón.
Pero además en ese micro segundo que alguien me preguntó ¿por qué amas tanto al hombre que te lastimó? pasaron por mi mente tantas cosas, muchas y entre ellas su hermosa alma que se refleja en sus ojos, su sonrisa, sus rojos labios, mi beso en su frente, el hermoso café de sus ojos que me quita el sueño, nuestra primera salida, su perfume, su olor corporal, nuestras discusiones, nuestras reconciliaciones, nuestro primer beso, su pecho que tanto me encanta, su barba, mis brazos que encajaban perfectos sobre su cintura cuando lo abrazaba, el latido de su corazón, sus vellos, nuestras fechas, sus gestos de niño, sus ratos espontáneos y locos, su mal humor, sus planes a futuro en los que me incluía, su voz, como organizaba su tiempo y sus visitas express, nuestras escapadas nocturnas, sus enojos, sus mentiras, el dolor de su espalda del que se quejaba, la sonrisa de su hijo que adoré, sus problemas, su ombligo profundo, su hermosa madre, nuestras canciones, esa contracción de su frente, sus uñas cutas, sus manías, sus tonterías, esa forma peculiar y tierna con la que me miraba cuando le decía te amo, cada cosa guardada en la memoria de mi corazón, además de aquello que guardo solo para mí, todas esas cosas pasaron por mi mente acompañadas de un suspiro...y la persona que me preguntó porqué amas tanto al hombre que te lastimó? al escuchar mi respuesta me dijo con una sonrisa y expresión sorprendida: vos de verdad que lo amas. Esta vez asentí con la cabeza. Y es que de seguro me delató el brillo en mis ojos, la franqueza de mi voz, la suave sonrisa y ese suspiro....oh suspiro!

lunes, 1 de febrero de 2016

LAS ALMAS GEMELAS

Para aquellos que han hallado a su otra mitad en este plano y aún no pueden estar con ella por circunstancias humanas...
HISTORIA DE DOS ALMAS GEMELAS
En algún lugar, en alguna dimensión que no recordamos con exactitud, dos almas gemelas se preparaban para regresar al plano físico, esta vez dispuestas a encontrarse y a realizar su misión de amor, porque ya había llegado la hora de su unión en lo físico, una unión que les iba a ayudar a traer el cielo a la Tierra, una energía de alta vibración de amor que ayudaría a muchos a despertar, a desear crecer, cambiar, para que así otras personas, al sentir su energía pura de amor, pudieran y desearan ir encendiendo su luz interior, integrando sus sombras, aceptándolas, sanando aquellos sufrimientos que aún estuvieran dominando sus vidas creando pensamientos dolorosos, colmados de emociones dañinas para su cuerpo físico y para su alma. En cierto modo serían los padres del nuevo mundo, de la Nueva Tierra, junto con todos aquellos que experimentaran la gran metamorfosis interior.
En aquel momento estaban recordando su plan de vida, aquello que debían hacer antes de hallarse, aprendizajes, experiencias, karma, crecimiento interior. Entoces, la energía masculina se acordó de algunos detalles que quiso mencionar.
• Tendrás que esperarme, pues tú me recordarás primero, yo no sabré reconocerte al principio, será difícil para la humana que tú serás, recuérdalo, yo cumpliré mi pacto, pero tú pensarás que te he abandonado.
• Es cierto, lo sé -afirmó el alma femenina- y también sé que tú me buscarás, que sufrirás el anhelo igual que yo, pero que de los dos, tú lo vivirás de una manera más dolorosa porque no recibirás la ayuda que yo sí tendré.
• Sí, reconozco que vivir como humanos no es tan fácil como estar aquí contigo, -manifestó él- allí todo es más denso, más emocional y mental, y el trabajo es bastante árduo cuando no se tienen las herramientas adecuadas o no sabemos verlas.
• Mi querida alma gemela -le dijo ella con un gesto tierno- te vuelvo a dar las gracias por tu ayuda, porque serás tú quien me llevarás hasta ti, porque serás tú quien vendrá a buscarme a través de los sueños, porque serás tú quien, con amor, me sanará las heridas y me preparará para ser la luz que nos guíe a ambos después.
Él, con un amor infinito, acarició el rostro etéreo de su amada mitad y con su mirada profunda lanzó hacia el corazón de ella una gran ráfaga de pasión que la envolvió por completo, y en una explosión de dulzura y de fuego eterno que ardió en su pecho durante unos segundos inacabables ella sintió cómo él le transmitía su complaciente deseo de guiarla y de ayudarla cuando estuvieran encarnados.
Ella, entregada a las increíbles sensaciones que aquel gesto amoroso le había provocado en toda su esencia, estremecida todavía, devolvió el beso energético de su alma, emanando impetuosa todo su ardiente amor que, con vigor, se aceleró desde su pecho en llamas hasta su amado, atrapándolo en un éxtasis de hermoso delirio totalmente seducido ante su enorme respuesta de amor.
• Te amo -recitó ella melodiosamente con la suave voz de su alma pura, entre energéticos destellos de luz que cautivaban a ambos.
• Yo también te amo.-Respondió emocionado ante la magnificencia del amor manifestado por su amada- Nuestra promesa está pactada, todo saldrá bien, sé que ahora lo sabes, pero recuerda esto, pase lo que pase, yo iré hacia ti, tú sólo espérame.
Llegó el momento de ser humanos, ambos se prepararon, él partió primero, ella, años terrestres más tarde.
Ambos humanos crecieron sintiéndose diferentes, con un profundo anhelo el uno del otro, sintiendo que debían hacer algo importante, algo grande con alguien a quien amarían, alguien muy especial. Sin embargo, no comprendían lo que sentían, y la sociedad en la que vivían descartaba aquellos sentimientos y los catalogaba de románticos, de soñadores, de ilusos, cuando manifestaban lo que sus corazones decían a gritos.
El tiempo fue pasando, sus cuerpos adultos ya no eran tan jóvenes, y sus aprendizajes habían sido difíciles.
Ella, había indagado en su interior, en su alma, descubriendo que había una magia en su ser que la hacía ser privilegiada, y al mismo tiempo repudiada por la gran masa social.
Se hizo fuerte, creció espiritualmente, y se alzó valiente hacia el sueño que siempre había buscado, algo que siempre se había negado por miedo a volverse loca, por temor a equivocarse y quedarse sola para siempre, enamorada de una persona que sólo veía en sueños, una persona que sentía protegiéndola en la distancia, pero que no era real ante los ojos de lo que se consideraba normal en el mundo donde vivía.
Pronto, aquel ser había guiado a aquella mujer hacia un camino interior, hacia la evolución y la elevación de su alma, ahora, ella era un alma elevada pero aún tenía mucho por aprender...
Él la había estado buscando, encontrándola de alguna manera en cada amor que había sentido, en cada intento de ser feliz amando y sintiéndose amado, la había sentido en su alma con fuerza, pero sin entender completamente lo que significaba hallar a su alma gemela.
Un día como otro cualquiera, después de tanto tiempo presintiéndose el uno al otro, por fin coincidieron.
Ella le miró y le reconoció al instante, tan parecido al hombre que veía en sueños, su energía tan hermosa, tan dulce, tan familiar como ella recordaba, como ella sentía en su alma.
Él, la miró y pasó de largo, inmerso en sus problemas, en sus historias humanas, en su propios asuntos...
El dolor en el alma de ella fue como si hubiera muerto por dentro, sin embargo, una voz interna le dijo...
• Tendrás que esperarme, pues tú me recordarás primero, yo no sabré reconocerte al principio, será difícil para la humana que tú serás, recuérdalo, yo cumpliré mi pacto, pero tú pensarás que te he abandonado.
Así que siguió adelante en su camino, le dejó marchar, por amor, pero supo que el pacto que había entre sus almas, era más fuerte que cualquier circunstancia humana que pudiera obstaculizar su unión, y mantuvo la esperanza de que algún día, en algún momento, él lograría reconocerla...
Y si el tiempo se llevaba su oportunidad de estar unidos, algo improbable, ella sabía que amar a su alma gemela implicaba desearle toda la felicidad, pues así ella también sería feliz...El desapego era indispensable, amar sin condiciones, respetar su proceso humano, aceptar que él no podía darse cuenta de que ella estaba ya ante él...
Supo ella que el amor es eso, que el verdadero amor se manifiesta cuando compartes la felicidad del otro, cuando compartes su dolor, cuando comprendes las necesidades del amado, las aceptas, y te alejas de él si aún no está preparado para amarte... pero si él sufre sin ti, o si él está listo para la unión, el amor verdadero te otorga el coraje, la paciencia, la sabiduría y la fortaleza para alcanzar el corazón de tu alma gemela...
Así, ella emprendió un camino de espera, mientras él acababa aquello que aún debía zanjar....