martes, 29 de enero de 2013

He aprendido...

SI y HUBIERA...


‘Si’ y ‘hubiera’ son las dos palabras menos amenazadoras que existen. Pero puestas una después de la otra tienen el poder de atormentarte por el resto de tu vida. ¿si hubiera? ¿Qué si hubiera? No sé cómo concluyó tu historia pero, si lo que sentiste entonces era amor verdadero, entonces nunca es demasiado tarde. Si fue verdadero entonces ¿por qué no ahora? Sólo necesitas el coraje de obedecer a tu corazón. Quizás no se lo que es sentir un amor como Julieta, que te permite abandonar a tus seres amados y cruzar océanos, pero me gustaría creer que de vivirlo algún día… tendría el coraje de aferrarme a él. Y si no lo haz hecho, espero que algún día lo hagas.

Película: Cartas a Julieta

miércoles, 23 de enero de 2013

La felicidad es un trayecto, no un destino.

Nos convencemos a nosotros mismos que la vida será mejor después de casarnos, después de tener un hijo, y entonces después de tener otro.
Entonces nos sentimos frustrados que los hijos no son lo suficientemente grandes y que seremos  felices cuando lo sean. Después de eso nos frustramos por que son adolescentes (difíciles de tratar). Ciertamente seremos más felices cuando salgan de esa etapa.
Nos decimos que nuestra vida estará completa cuando a nuestro esposo o
esposa le vaya mejor, cuando tengamos un mejor auto o una mejor casa, cuando
nos podamos ir de vacaciones, cuando estemos retirados...
La verdad es que no hay mejor momento para ser felices que AHORA. Si no es
ahora? , Cuando? Tu vida siempre estará llena de retos. Es mejor admitirlos
y decidir ser felices de todas formas. Una de mis frases favorita es de Souza, dijo: "Por largo tiempo parecía para mí, que la vida estaba a punto de comenzar, la vida de verdad. Pero siempre
había un obstáculo en el camino, algo que resolver primero, algún asunto sin
terminar, tiempo por pasar, una deuda que pagar, entonces la vida
comenzaría. Hasta que me dí cuenta que esos obstáculos eran mi vida.
 Esta perspectiva me ha ayudado a ver que no hay un camino a la  felicidad. la felicidad es el camino.
Así que atesora cada momento que tienes, y atesóralo más cuando lo
compartiste con "alguien especial", lo suficientemente especial para compartir tu tiempo, y recuerda que el tiempo no espera por nadie...
Así que deja de esperar hasta que termines la escuela, hasta que vuelvas a
la escuela, hasta que bajes 10 kilos, hasta que tus hijos se vayan de casa,
hasta que te cases, hasta que te divorcies, hasta el viernes por la noche,
hasta el domingo por la mañana, hasta la primavera, hasta el verano, o hasta que mueras, para decidir que no hay mejor momento que este para ser feliz...
La felicidad es un trayecto, no un destino.
Pensamiento para la vida: Trabaja como si NO necesitaras dinero, Ama  como si nunca te hubieran herido, y baila como si NADIE te estuviera viendo...
 

viernes, 18 de enero de 2013

[Sub. Español] For you Its goodbye, for me its Waiting - Jaejoong OST Sungkyunkwan Scandal

Aveces las canciones lo expresan mejor!!!...Esta letra es lindísima!!! de mis favoritas, tanto por la letra como por la melodía ;) Musica Coreana es realmente hermosa.

Cuento sobre el verdadero valor de uno mismo.




Erase una vez un joven que acudió a un sabio en busca de ayuda.

-Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa q no tengo ganas de hacer nada. Me dicen q no sirvo, q no hago nada bien, q soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?

El maestro, sin mirarlo, le dijo: «Cuánto lo siento, muchacho. No puedo ayudarte, ya que debo resolver primero mi propio problema. Quizá después...». Y, haciendo una pausa, agregó: «Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar».

-E...encantado, maestro -titubeó el joven, sintiendo q de nuevo era desvalorizado y sus necesidades postergadas.

-Bien -continuó el maestro. Se quitó un anillo q llevaba en el dedo meñique de la mano izquierda y, dándoselo al muchacho, añadió: - Toma el caballo q está ahí fuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo por que tengo q pagar una deuda. Es necesario q obtengas por él la mayor suma posible, y no aceptes menos de una moneda de oro. Vete y regresa con esa moneda lo más rápido q puedas.

El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó al mercado, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes, q lo miraban con algo de interés hasta q el joven decía lo q pedía por el.

Cuando el muchacho mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le giraban la cara y tan sólo un anciano fué lo bastante amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era demasiado valiosa como para entregarla a cambio de un anillo. Con afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un recipiente de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazó la oferta.

Después de ofrecer la joya a todas las personas que se cruzaron con él en el mercado, q fueron más de cien, y abatido por su fracaso, montó en su caballo y regresó.

Cuánto hubiera deseado el joven tener una moneda de oro para entregársela al maestro y liberarlo de su preocupación, para poder recibir al fin su consejo y ayuda.

Entró en la habitación.

-Maestro -dijo-, lo siento. No es posible conseguir lo q me pides. Quizás hubiera podido conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo q yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.

-Eso q has dicho es muy importante, joven amigo -contestó sonriente el maestro-. Debemos conocer primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar tu caballo y ve a ver al joyero. ¿Quién mejor q él puede saberlo? Dile q desearías vender el anillo y pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo q te ofrezca: no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

El joven volvió a cabalgar.

El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego le dijo al chico:

-Dile al maestro, muchacho, q si lo quiere vender ya mismo, no puedo darle más de 58 monedas de oro por su anillo.

-¿58 monedas? -exclamó el joven.

-Sí -replicó el joyero-. Yo sé q con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero si la venta es urgente...

El joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.

-Siéntate -dijo el maestro después de escucharlo-.
TÚ ERES COMO ESE ANILLO: UNA JOYA, VALIOSA Y ÚNICA. Y COMO TAL, SÓLO PUEDE EVALUARTE UN VERDADERO EXPERTO. ¿POR QUÉ VAS POR LA VIDA PRETENDIENDO QUE CUALQUIERA DESCUBRA TU VERDADERO VALOR?

Y, diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo meñique de su mano izquierda.

miércoles, 9 de enero de 2013

"No estas Deprimido, estas Distraido" (COMPLETO)

Es largo pero vale la pena escucharlo ;)
http://m.youtube.com/watch?v=UrXoMVrAjHE




CUANDO ME AMÉ DE VERDAD

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y, entonces, pude relajarme.. Hoy sé que eso tiene nombre. AUTOESTIMA.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es. AUTENTICIDAD.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama. MADUREZ.

Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es. RESPETO.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama. AMOR HACIA UNO MISMO.

Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es. SIMPLICIDAD.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la. HUMILDAD.

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama. PLENITUD.

Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es. SABER VIVIR!

No debemos tener miedo de cuestionarnos. Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.Charles Chaplin.



lunes, 7 de enero de 2013

Llueve más adelante

Luchar contra ciertas cosas que sólo se solucionan con el tiempo es desperdiciar energías. He aquí una historia china muy corta que ilustra bien lo que quiero decir:

En medio del campo, comenzó a llover. Las personas corrían en busca de abrigo, excepto un hombre que continuaba caminando lentamente.
-¿Por qué no corre usted? – le preguntó alguien.
-Porque más adelante también está lloviendo –fue su respuesta.

jueves, 3 de enero de 2013

Los mejores consejos que he recibido en mucho tiempo


Jackson Brown no es un gran pensador, ni un Nobel de literatura. Es sólo un hombre común, un padre preocupado por la felicidad de su hijo que quiso escribir estos simples ‘consejos’, al momento que éste se iría a estudiar a la Universidad, lejos de su casa. Su hijo decidió fotocopiarlos y los distribuyó entre sus compañeros de estudio. Tuvieron tanto éxito, que una editorial le pidió autorización a Brown para editar un libro con ellos. Poco tiempo después, ampliado bajo el titulo ‘Vivir Feliz’, se convirtió en un Best Seller que lleva decenas de ediciones y Millones de ejemplares traducidos a varios idiomas.

Aquí van los mejores consejos que he recibido en mucho tiempo:

- Observa el amanecer por lo menos una vez al año.

- Estrecha la mano con firmeza, y mira a la gente de frente a los ojos.

- Ten un buen equipo de música.

- Elige a un socio de la misma manera que elegirías a un compañero de tenis: busca que sea fuerte donde tú eres débil y viceversa.

- Desconfía de los fanfarrones: nadie alardea de lo que le sobra.

- Recuerda los cumpleaños de la gente que te importa.

- Evita a las personas negativas; siempre tienen un problema para cada solución.

- Maneja autos que no sean muy caros, pero date el gusto de tener una buena casa.

- Nunca existe una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión.

- No hagas comentarios sobre el peso de una persona, ni le digas a alguien que está perdiendo el pelo. Ya lo sabe.

- Recuerda que se logra más de las personas por medio del estímulo que del reproche (dile al débil que es fuerte y lo verás hacer fuerza).

- Anímate a presentarte a alguien que te cae bien simplemente con una sonrisa y diciendo: Mi nombre es fulano de tal; todavía no nos han presentado.

- Nunca amenaces si no estás dispuesto a cumplir.

- Muestra respeto extra por las personas que hacen el trabajo más pesado.

- Haz lo que sea correcto, sin importar lo que otros piensen.

- Dale una mano a tu hijo cada vez que tengas la oportunidad. Llegará el momento en que ya no te dejará hacerlo.

- Aprende a mirar a la gente desde sus sandalias y no desde las tuyas. Ubica tus pretensiones en el marco de tus posibilidades.

- Recuerda el viejo proverbio: Sin deudas, sin peligro.

- No hay nada más difícil que responder a las preguntas de los necios.

- Aprende a compartir con los demás y descubre la alegría de ser útil a tu prójimo. (El que no vive para servir, no sirve para vivir).

- Acude a tus compromisos a tiempo. La puntualidad es el respeto por el tiempo ajeno.

- Confía en Dios, pero cierra tu auto con llave.

- Recuerda que el gran amor y el gran desafío incluyen también ‘el gran riesgo’.

- Nunca confundas riqueza con éxito.

- No pierdas nunca el sentido del humor y aprende a reírte de tus propios defectos.

- No esperes que otro sepa lo que quieres si no lo dices

- Aunque tengas una posición holgada, haz que tus hijos paguen parte de sus estudios.

- Haz dos copias de las fotos que saques y envíalas a las personas que aparezcan en las fotos.

- Trata a tus empleados con el mismo respeto con que tratas a tus clientes.

- No olvides que el silencio es a veces la mejor respuesta.

- No deseches una buena idea porque no te gusta de quien viene.

- Nunca compres un colchón barato: nos pasamos la tercera parte nuestra vida encima de él.

- No confundas confort con felicidad.

- Nunca compres nada eléctrico en una feria artesanal.

- Escucha el doble de lo que hablas (por eso Dios nos dio dos oídos y una sola boca).

- Cuando necesites un consejo profesional, pídelo a profesionales y no a amigos.

- Aprende a distinguir quiénes son tus amigos y quiénes son tus enemigos.

- Nunca envidies: la envidia es el homenaje que la mediocridad le rinde al talento.

- Recuerda que la felicidad no es una meta sino un camino: disfruta mientras lo recorres.

- Si no quieres sentirte frustrado, no te pongas metas imposibles.

- La tarjeta de crédito es como la pistola, hay que sacarla solo para usarla.